Rincón de las maravillas
Basa tu felicidad en lo perdurable
Jueves, Septiembre 21, 2017

Cuando tu felicidad se basa en una persona, un lugar o en cierta cosa, descubrirás que tu felicidad oscilará, arriba y abajo, y así sucesivamente.

Por ejemplo, si piensas que lo que te hace feliz es pasar tiempo con tu mejor amigo, o si solo te gusta tener tu habitación de cierta forma, o si solo quieres usar tus zapatos favoritos, después cuando ocurre algo que cambia las cosas, fácilmente te sentirás disgustado.

Si tu felicidad depende de ciertas personas o cosas, cuando las personas se muden a otro lugar y las cosas cambien te sentirás inseguro. Pero si basas tu felicidad en las cosas que siempre puedes tener contigo, entonces tu felicidad será constante.

La Biblia dice: «Piensen en las cosas del cielo, no en las de la tierra» (Colosenses 3:2; NTV). Eso significa que preparas tu corazón para confiar en Dios, de manera que cuando las cosas cambian, sabes que Dios conoce lo que más te conviene. Y si ya no estás con una persona o no tienes algo de lo que disfrutas mucho, puedes confiar en que el Señor te ayudará a ser feliz igualmente.

Quizás tu mejor amigo se muda a otro colegio o ciudad, pero como te concentras en buscar a Dios para que te brinde felicidad, aunque eches de menos a tu amigo, encontrarás una nueva amistad. O si se te quedan pequeños tus zapatos favoritos, como no dependes de ellos, encontrarás otro par de zapatos que sean igual de cómodos y que combinan aún mejor con tu vestuario que los anteriores.

La próxima vez que pienses que algo te hará infeliz, pregúntate si tu afecto está en Dios y Su maravilloso cuidado, o en las cosas de este mundo.

Texto: Nia Russell. Ilustración: Tana. Diseño: Stefan Merour.
Publicado por Rincón de las maravillas. © La Familia Internacional, 2017
Descargas
Etiquetas: alegría, confianza, felicidad